viernes, 13 de julio de 2012

Capítulo 1.

-Rue, despierta...- oigo a una voz susurrar a los pies de mi cama.- son las seis de la mañana. Mama se va a enfadar si no llegas al campo a las siete.
Mi hermana Finch, tiene nueve años, y creo que es la única que se preocupa más por mi a pesar de ser yo la mayor con doce años. Tengo cuatro hermanos más, todos ellos pequeños. Ella ya lleva puesto el mono de trabajo, con su característica camiseta verde descolorida, que era mía hace unos años.
-Ya voy.- digo a regañadientes, aunque esto lo hago todos los días.
Recojo la basta tela que tengo como sábana del suelo, que se ha caído esta noche. Abro el gran baúl que tenemos para la ropa y saco mi mono azulado para ir a trabajar. Bajo me pongo una camisa amarilla, también descolorida por el sol.
Al salir, trato de no hacer mucho ruido, ya que mis hermanos están durmiendo en las camas de enfrente pero el suelo no ayuda, porque chirría al pisar.
Mi madre no creo que haya dormido esta noche. Tiene a uno de mis hermanos en brazos, aun muy pequeño. Sus ojeras y bolsas se notan demasiado, del cansancio y de trabajar. Me hace un gesto con la cabeza para que coja un trozo de pan y un poco de fruta, pero muy poco. Mis hermanos también tienen que desayunar.
Le doy un beso en la mejilla a mi madre, que ahora se ha sentado en una silla y otro a mi hermanito, que esta a punto de dormirse. Cojo a mi hermana de la mano, y nos vamos al campo. Saliendo de la puerta, veo como mi padre, antes de irse también, esta subido a una escalera de madera arreglando el tejado.
-Hola Papa.- le digo poniéndome la mano en la frente, para protegerme del sol.
-Hola Rue, hola Finch.- responde girándose.
-¿Se ha vuelto a romper el tejado?.- pregunta Finch.
-Bueno, solo un poco. Es una suerte de que no se haya caído ninguna tabla, solo se han movido.
Las casas en el Distrito 11 no son muy "resistentes" que digamos. Son chozas. Cuando llueve y hace mucho frió en invierno, nos pasa factura. Menos mal que tenemos una pequeña chimenea de piedra, ayuda lo justo.
-Bueno, nos vemos para la hora de cenar.- digo yo andando.
Él nos hace un gesto con la cabeza de despedida.
Mis hermanos no van a trabajar, ya que son más pequeños que yo y van al colegio. A partir de los nueve años, se te puede considerar como una persona adulta que puede ir perfectamente a trabajar.
Es el primer año de Finch, y le han asignado en el mismo grupo que yo de entre niños de nueve a dieciséis años. Constan de pequeños puestos, donde hay desde recoger bayas, hasta cultivar frutas y verduras, las más grandes y pesadas, como calabazas y melones. Pero claro, todo esto va destinado a un solo lugar: el Capitolio. A no ser que tengas dinero para pagarlo, no te dan para comer.
En estos años yo me he dedicado a recolectar las bayas de los árboles, o fruta y ahora mi hermana también debe practicar.
Llegamos a la entrada principal de los campos, que básicamente está a unos metros de casa. En la entrada hay una caseta escuálida y que tarde o temprano se derrumbará, pero aun sigue en pie.
Siempre tenemos que pasar por aquí, el perímetro está rodeado por una alta valla electrificada y con alambre de espino por encima, imposible de saltar cuando te apetezca. Además, hay que fichar.
Es algo así como que cada uno tiene una pequeña tarjeta con un código, y el vigilante de la caseta pasa una especie de máquina por el. En una pantalla sale tu nombre, y a la hora que has entrado.
A Finch le hacen la tarjeta nueva y yo mientras le enseño la mía.
-Bien, podéis pasar.- nos dice el agente.
A la izquierda están los grandes y pequeños árboles, al centro las parcelas con verduras y a la derecha arbustos de bayas. Son extensos campos que recorren kilómetros de tierra. Nunca he llegado al final, me gustaría ir para ver que hay. Supongo que bosque.
A estas horas solo hay un tercio de la población trabajando. Se necesitan muchas manos para cosechar los alimentos y saciar esa sed del Capitolio, ya que somos la principal fuente de alimentos. Si no, a estas horas, estarían como nosotros. Muertos de hambre.
-Vamos Finch, tu conmigo. Te voy a enseñar a saltar por los árboles.
Es la cosa que más me gusta de mi trabajo. Soy como una ardilla saltando de rama en rama, recogiendo casi las frutas más altas de los árboles, que casi siempre son las más buenas. También, soy la encargada de dar el aviso de que la hora a finalizado para volver a casa. Es simple, cuando el sol se pone justo entre dos árboles frutales, y esta en su justa medida, ya es hora. Canto una melodía de cuatro notas que los Sinsajos repiten después de una pausa y la melodía se extiende por todo el terreno dándose a conocer como un timbre.
Lo llevo haciendo desde hace dos años, cuando los descubrí y mientras trabajaba, cantaba, hasta que me pidieron que hiciera este canto en rutina.
Empezamos por árboles más bajos, en los que sea fácil moverse. Al principio no le cuesta, es más, le divierte.
Pero no es tan divertido cuando te llaman la atención los agentes de la paz. Hay cuatro por cada parcela.
-Espera aquí, voy a alcanzar una manzana que hay en lo alto.- le ordeno a Finch, y ella se queda recogiendo algunas de las que hay casi rozando la tierra.
Me desenvuelvo con facilidad por el árbol y la arranco. Reconozco que es la manzana más brillante y madura que he visto. Como ya he dicho, las frutas más altas, siempre o casi siempre, son las mejores.
Doy un salto al suelo, ya que no estaba muy alto.
-Hola, Rue. ¿Quien es esta?.- pregunta una voz a mis espaldas.
Aleix. Mi único amigo del colegio y trabajo. Normalmente trabajamos a pocos árboles o arbustos de distancia e intercambiamos palabras.
No me he dado cuenta de que ha empezado a revolotear alrededor de Finch y ella, esta quieta, como una roca.
-Es mi hermana Finch, a entrado a trabajar hoy. Es nueva.- respondo con una media sonrisa.
Veo como se saca algo del bolsillo...y es una naranja.
-Hey, ¿Queréis una?.- dice tendiéndomela en la mano.
-¿¡Tu estás loco!?.- la agito en el aire.- Teme lo peor si te la ven en mano.
A sus espaldas, dos agentes nos vigilan con el ceño fruncido. No han visto a Aleix con la naranja, pero, si a mi.
-Bueno, vale. Pero no dudéis en pedírmela si tenéis hambre.- se la vuelve a guardar en el bolsillo del mono.
-Claro que...
-No.- digo cortando a Finch.- claro que no. Venga Finch, aun tenemos que recoger hectáreas de manzanos, naranjos, cerezos...Y tu Aleix, ya la estas devolviendo al cesto de la fruta.
Él asiente y se vuelve a el naranjo que estaba recolectando. No se si he sido un poco dura o que, pero es que son muy extrictos.
Subimos a otro manzano y esta vez, miro de reojo a la caseta. No hay ningún agente. Ni siquiera a nuestro alrededor, hasta donde me alcanza la vista. Algo pasa.
Entonces se oye un disparo.

8 comentarios:

  1. Espero que no hayan matado al chico :S Vaya manera de empezar :SS Seguire leyendo cuando publiques !

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como ya he escrito: "Son muuuuuuuuuuuuuuuy extrictos"
      Vale :D

      Eliminar
  2. Dios mío... Desde la Gira de la Victoria en En Llamas, cualquier disparo en el distrito 11 me pone de los nervios! El capítulo genial, se ve perfectamente la dureza de ese distrito, y no que porque sea una chiquilla de doce años todo tiene que ser bonito y de color rosa. Siempre consigues meterme en la piel de quien escribes! Ya pasó con Foxface, y ahora con Rue jajajaja
    Fantástico, como siempre ^^

    Por cierto, el detalle de la letra como si fuese echa a mano me encanta :3

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, Lily, no lo quería hacer bonito, porque no lo es.
      Muchas gracias :3
      Lo de la letra, a mi también me encanto, es asdfgjdghs *-*

      Eliminar
  3. me encanta tu blog y tambien te seguia en el de la comadreja
    el cap un poco triste pero es genial además adoro a rue por cierto te podrías pasar por mi blog????? es este: http://aliciaentorno-alicia.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya un poco triste, en fin.
      Claro, ahora me paso (;

      Eliminar
  4. Oh! Me ha encantado! Siempre digo lo mismo pero es la verdad :D. Por cierto, me ta mucho tu cursor, de donde lo has sacado? Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, muchas gracias, en serio <3
      Pues, lo saqué de esta página: http://www.cursors-4u.com/the_hunger_games/
      Hay unos cuantos.
      Besos :)

      Eliminar